Ir al contenido principal

CONCEPTO- LÍMITES Y FUENTES DE LA HISTORIA.



CONCEPTO- LÍMITES Y FUENTES DE LA HISTORIA.
Finalmente, el concepto de Prehistoria (entendido éste en el sentido de «época histórica» y «ciencia» que se encarga de su estudio), no apareció hasta el siglo XIX, debido al peso de la tradición bíblica. En efecto, si en las sagradas Escrituras se decía que las huellas de los primeros hombres las destruyó el Diluvio y sólo lograron sobrevivir Noé y sus hijos, cuyos descendientes fueron los fundadores de las primeras naciones del mundo ¿Quién iba a poner en duda la «verdad sagrada»? Como datos anecdóticos se suelen destacar dos episodios que sucedieron antes del nacimiento de la moderna ciencia prehistórica. El primero de ellos fue en 1650, cuando el arzobispo Ussher, basándose en las genealogías de los personajes bíblicos, determinó que el origen del primer hombre (Adán) se produjo en el año 4004 a. C. Muy pronto esta fecha pasó a incluirse, como una nota marginal, en las ediciones autorizadas de la Biblia, con lo que la fecha de Ussher pasó a ser tan «sagrada» como los hechos que recogía el Génesis. El segundo episodio está relacionado con este primero. Unos años más tarde, un tal J. Lightfoot decidió ir un poco más lejos y, con precisión casi matemática, afirmó que el origen del primer hombre se produjo el 23 de octubre del año 4004 a. C., ¡a las nueve de la mañana!. Pocas veces se ha dicho un disparate tan monumental, pero no cabe duda que gracias a afirmación, Lightfoot ha pasado a la posteridad. En el siglo XIX es cuando la Prehistoria nace como ciencia histórica, al mismo tiempo que como período histórico inmediatamente anterior a la Historia Antigua. De la mano de las llamadas Ciencias Naturales (como la Geología o la Zoología, por citar sólo dos de ellas) se establece la existencia de la Prehistoria como el período histórico comprendido entre el origen del hombre y la aparición de las primeras fuentes escritas. Al igual que sucede con los demás períodos artificiales en los que ha dividido el pasado histórico, la Prehistoria tiene serios problemas en lo que se refiere a sus límites cronológicos, aunque sobre esta cuestión nos ocuparemos en la próxima Unidad Didáctica. La separación entre Historia (Antigua, Medieval, Moderna o Contemporánea) y Prehistoria se basa, únicamente, en la división artificial de la metodología empleada para el estudio de cada una de estas parcelas (también artificiales): mientras el historiador dispone de las llamadas fuentes documentales o escritas, el prehistoriador sólo dispone de las fuentes materiales. Sobre la importancia de las fuentes históricas y las mal llamadas «ciencias auxiliares de la Historia» nos ocuparemos en otro apartado de esta Unidad Didáctica. Fuente: CONCEPTO, LÍMITES Y FUENTES DE LA HISTORIA. BIBLIOGRAFÍA. BARRACLOUGH, G. (1993) Introducción a la Historia Contemporánea, Gredos, Madrid. BAUER, W. (1970) Introducción al estudio de la Historia, Bosch, Barcelona. COOK, Ch. (1993) Diccionario de términos históricos, Alianza-Ediciones del Prado, Madrid. GORTÁZAR, G.; CRUZ VALENCIANO, J. (1989, 2ª edic.) Cómo estudiar la Historia. Guía para estudiantes, Vicens-Vives, Barcelona. 16 MORADIELLOS, E. (1992) Las caras de Clío. Introducción a la Historia y a la Historiografía, Universidad de Oviedo, Oviedo. (1994) El oficio de historiador, Siglo XXI, Madrid. SALMON, P. (1978) Historia y Crítica. Introducción a la metodología histórica, Teide. Barcelona. SÁNCHEZ MARCOS, F. (1993) Invitación a la historia. La historiografía, de Heródoto a Voltaire, a través de sus textos, Labor, Barcelona. TUÑÓN DE LARA, M. (1981) Por qué la historia, Salvat, Barcelona.

Entradas populares de este blog

El Imperio Bizantino - ESPLENDOR Y DECADENCIA.

HISTORIA DEL MAQUILLAJE - RENACIMIENTO

HISTORIA DEL MAQUILLAJE
RENACIMIENTO Es el resurgir de una época. Se cambiaron los peinados vestidos, adornos, cosméticos. La cosmética se benefició de la alquimia, que obtuvo un desarrollo considerable. Utilizaban gran cantidad de perfumes para paliar el mal olor, ya que se mantenía la poca higiene. La mujer se teñía el pelo de rubio que hacía verdadero furor. Se emplearon múltiples recetas para buscar ese rubio veneciano. Los tocados se llevaban excesivamente adornados; la frente se depilaba logrando grandes dimensiones, las cejas se dejaban muy finas y arqueadas o ligeramente redondeadas y en algunos casos desaparecían. En los ojos, aplicaban kohl y se daban colorete en rojo (granadina).
SIGLO XVII Se consolidó en ese siglo la edad de oro de la cosmética, creando la nueva moda de la ropa. A finales del siglo XVII los hombres comenzaron a usar pelucas desapareciendo los polvos de la cara. Estas características perduraron en el siglo XVIII Las mujeres utilizaban postizos de gran tamaño aumentados por to…