La Historia en videos

Loading...

21/9/12

HISTORIA DE ROMA desde su fundación. TITO LIVIO [1,3] Su hijo


HISTORIA DE ROMA desde su fundación.
TITO LIVIO
[1,3] Su hijo, Ascanio, no tenía la edad suficiente para asumir el gobierno, pero su
trono permaneció seguro durante su minoría. En ese intervalo - tal era la fuerza de
carácter de Lavinia - aunque una mujer fuese la regente, el Estado Latino, y el reino
de su padre y su abuelo, se preservaron intactos para su hijo. No voy a discutir la
cuestión (¿pues quién pudiera hablar con decisión sobre una cuestión de tan
extrema entigüedad?) de si el hombre que quien la casa Julia proclama, bajo el
nombre de Julo, ser su fundador, fue este Ascanio o uno más antiguo que él, nacido
de Creusa, mientras Ilión aún estaba intacta, y después de la caída compartió la
fortuna de su padre. Esta Ascanio, donde haya nacido, o cuál sea su madre (aunque
se acepta generalmente que era el hijo de Eneas) dejó a su madre (o a su
madrastra) la ciudad de Lavinio, que era por aquellos días una próspera y rica
ciudad, con una población superabundante, y construyó una nueva ciudad, al pie de
las colinas Albanas, que desde su posición, que se extiende a lo largo de la ladera
de la colina, fue llamada "Alba Longa". Transcurrió un intervalo de treinta años entre
la fundación de Lavinio y la colonización de Alba Longa. Tal había sido el crecimiento
del poder latino, principalmente a través de la derrota de los etruscos, que ni a la
muerte de Eneas, ni durante la regencia de Lavinia, ni durante los años inmaduros
[minoría de edad.- N. del T.] del reinado de Ascanio, ni Mecencio, ni los etruscos o
cualquier otra de sus vecinos se aventuró a atacarlos. Cuando se determinaron los
términos de la paz, el río Albula, ahora llamado Tíber, se fijó como la frontera entre
los etruscos y los latinos.
Ascanio fue sucedido por su hijo Silvio, que por casualidad había nacido en el
bosque. Se convirtió en el padre de Eneas Silvio, quien a su vez tuvo un hijo, Latino
Silvio. Él fundó varias colonias: los colonos fueron llamados prisci Latini. El
sobrenombre de Silvio era común a todos los reyes de Alba restantes, cada uno de
los cuales sucedió a su padre. Sus nombres son: Alba, Atis, Capis, Capeto, Tiberino,
que fue ahogado en el cruce del Albula, y se dio su nombre al río, que en adelante
se convirtió en el famoso Tíber. Luego vino su hijo, Agrippa, tras él su hijo Rómulo
Silvio. Fue golpeado por un rayo y dejó la corona a su hijo Aventino, cuyo santuario
estaba en la colina que lleva su nombre y ahora es parte de la ciudad de Roma. Fue
sucedido por Proca, quien tuvo dos hijos, Numitor y Amulio. A Numitor, el mayor, le
legó el antiguo trono de la casa Silvia. La violencia, sin embargo, resultó más fuerte
que la voluntad paterna o que el respeto debido a la antigüedad de su hermano,
pues su hermano Amulio le expulsó y se apoderó de la corona. Adñadiendo crimen
sobre crimen, asesinó a los hijos de su hermano y convirtió a la hija, Rea Silvia, en
virgen vestal; así, con apariencia de honrarla, la privó de toda esperanza de resurgir.
[1,4] Sin embargo, las Parcas habían, creo, ya decretado el origen de esta gran
ciudad y de la fundación del más poderoso imperio bajo el cielo. La vestal fue
violada por la fuerza y dio a luz gemelos. Declaró a Marte como su padre, ya sea
porque realmente lo creía, o porque la falta pudiera parecer menos grave si una
deidad fue la causa de la misma. Pero ni los dioses ni los hombres la protegieron a
ella o sus niños de la crueldad del rey; la sacerdotisa fue enviada a prisión y se
ordenó que los niños fuesen arrojados al río. Por un enviado del cielo, ocurrió que el
Tiber desbordó sus orillas, y las franjas de agua estancada impidieron que se
aproximaran al curso principal. Los que estaban llevando a los niños esperaban que
esta agua estancada fuera suficiente para ahogarlos, por lo que con la impresión de
estar llevando a cabo las órdenes del rey, expusieron los niños en el punto más
cercano de la inundación, donde ahora se halla la higuera Ruminal (se dice que
había sido anteriormente llamada Romular). El lugar era entonces un páramo
salvaje. La tradición continúa diciendo que, después que la cuna flotante, en la que
los niños habían sido abandonados, hubiera sido dejada en tierra firme por las aguas
que se retiraban, una loba sedienta de las colinas circundantes, atraída por el llanto
de los niños, se acercó a ellos , les dio a chupar sus tetas y fue tan amable con ellos
que el mayoral del rey la encontró lamiendo a los niños con su lengua. Según la
historia, su nombre era Fáustulo. Se llevó a los niños a su choza y los dio a su
esposa Larentia para que los criara. Algunos autores piensan que a Larentia, por su
vida impura, se le había puesto el apodo de "Loba", entre los pastores, y que este
fue el origen de la historia maravillosa. Tan pronto como los niños, así nacidos y
criados, llegaron a ser hombres jóvenes que no descuidaban sus deberes pastoriles,
pero su auténtico placer era recorrer los bosques en expediciones de caza. Como su
fuerza y valor fueronse así desarrollando, solían no sólo acechar a los feroces
animales de presa, sino que incluso atacaban a los bandidos cuando cargaban con
el botín. Distribuían lo que llevaron entre los pastores con quienes, rodeados de un
grupo cada vez mayor de jóvenes, se asociaron tanto en sus empresas serias como
en sus deportes y pasatiempos.
Fuente:HISTORIA DE ROMA
desde su fundación.
TITO LIVIO
Libros I a X
Ab vrbe condita
Titvs Livivs
- 1