Ir al contenido principal

MESOLÍTICO.



MESOLÍTICO.  El estadio intermedio de transición entre la forma de subsistencia del Paleolítico y la del Neolítico se suele designar con el nombre de Mesolítico. Se pueden distinguir dos tipos culturales: el de los recolectores, que suceden al de los cazadores del Paleolítico, cuya vida depende fundamentalmente de la caza, la pesca, pero también de la recolección, y el de los que están ya en vías de convertirse, tras paulatinos perfeccionamientos, en auténticos productores. Los natufienses, pueblo predominantemente cazador, pero que empieza a cosechar cereales, serían un claro exponente de este período de transición.

    Al Mesolítico precisamente pertenece el arte pictórico levantino que se extiende por el Sur y el Este de España. En el predominan las representaciones humanas; abundan los dibujos esquemáticos y las figuras estilizadas dotadas de gran dinamismo. Normalmente se encuentran al aire libre y son monocromas; temáticamente se impone lo narrativo olvidándose, al parecer, toda intención mágica, con escenas de danza y caza. Son famosas, entre otras, las estaciones de Cogull, Parpalló, Cueva de la Araña.

    Después de la última glaciación se inicia una nueva etapa cultural caracterizada por un cambio en todos los órdenes de la vida que origina una situación de crisis. Se trataría de un período de confusión que sólo una nueva cultura puede disipar, puesto que la crisis no sería sino el tránsito que se produce cuando el hombre pasa de vivir prendido entre unas cosas y apoyado en ellas, a vivir prendido y apoyado en otras.
Fuente: Enciclopedia Lafer

Entradas populares de este blog

El Imperio Bizantino - ESPLENDOR Y DECADENCIA.

HISTORIA DEL MAQUILLAJE - RENACIMIENTO

HISTORIA DEL MAQUILLAJE
RENACIMIENTO Es el resurgir de una época. Se cambiaron los peinados vestidos, adornos, cosméticos. La cosmética se benefició de la alquimia, que obtuvo un desarrollo considerable. Utilizaban gran cantidad de perfumes para paliar el mal olor, ya que se mantenía la poca higiene. La mujer se teñía el pelo de rubio que hacía verdadero furor. Se emplearon múltiples recetas para buscar ese rubio veneciano. Los tocados se llevaban excesivamente adornados; la frente se depilaba logrando grandes dimensiones, las cejas se dejaban muy finas y arqueadas o ligeramente redondeadas y en algunos casos desaparecían. En los ojos, aplicaban kohl y se daban colorete en rojo (granadina).
SIGLO XVII Se consolidó en ese siglo la edad de oro de la cosmética, creando la nueva moda de la ropa. A finales del siglo XVII los hombres comenzaron a usar pelucas desapareciendo los polvos de la cara. Estas características perduraron en el siglo XVIII Las mujeres utilizaban postizos de gran tamaño aumentados por to…