Ir al contenido principal

Historia de la escritura - La letra propiamente dicha


Historia de la escritura
La letra propiamente dicha (en realidad deberíamos decir escrita)
El salto cualitativo, el verdadero gran paso en la historia de la escritura se produjo cuando los egipcios, cananeos, sumerios, semitas y otros pueblos (es una zona pequeña), utilizaron el dibujo, no para representar a la cosa dibujada, sino a un sonido, a la primera letra, permitiendo el alfabeto. A este nuevo procedimiento podemos darle el nombre de acrofonía y aún hoy lo utilizamos para deletrear un nombre difícil. La acrofonía consiste en la atribución a un ideograma del valor fonético del primer sonido del término que sirve para representarlo. Es la utilización del sonido inicial de una palabra, independizándolo del objeto o idea que representa.
En sumerio (y protocananeo, retomado luego por los fenicios) el Aleph, el toro, no señalaba al toro sino que indicaba su primer letra A. Al comienzo se escribía así: aleph representando la cabeza del toro con los cuernos hacia arriba, luego fue rotando para convertirse en la actual letra inicial del abecedario A. En Hebreo conservó el nombre pero cambió el signo con el que se escribe.
La Beth, patio o casa, el dibujo representaba una casa de dos habitaciones, B. Y finalmente devino en la segunda letra del abecedario.
La R era ra´s o rea´h , cabeza de hombre , y conservó la forma de la nuca a su derecha R. La M era mém el agua , hoy mantiene una forma muy parecida a la inicial que representaba a las olas. m La I era iud, brazo simplificándose para llegar a ser solamente una línea. La O era un ojo , a´yin y más precisamente o´yin. La T o t era la tau , la cruz, t † y también encrucijada o cruce de caminos. Veamos su expresión en diferentes culturas
Una de las primeras pistas de Champollion en el desciframiento de la piedra de Rosetta fue que cuando en demótico aparecía la palabra a él, en el jeroglífico aparecía la víbora cornuda , fai en copto, y la víbora representaba a la f, acrofonía, al igual que el buitre , primero representó el sonido mt y luego m.
Según Champollion, la escritura jeroglífica había utilizado también, desde tiempos muy lejanos, un alfabeto fonético en el que los signos correspondían al sonido inicial de la palabra que representaban; esto les posibilitaba transcribir (aunque de forma más o menos burda) nombres extranjeros a la lengua egipcia. Champollion afirma incluso que este alfabeto fonético fue el modelo sobre el que se basaron los alfabetos de las naciones asiáticas occidentales, especialmente el hebreo, caldeo y sirio. Algunas fuentes señalan que la forma de la A se originó en un jeroglífico egipcio de escritura hierático-cursiva que representaba la cabeza del dios Apis. Se supone que su primer nombre era Ahom. Los sumerios y los fenicios le dieron el nombre de Alph por su parecido con el buey, mientras que para los árabes su nombre es Alif. Lo cierto es que hubo una intensa interacción entre las diferentes culturas.
Fuente: El Rival Interior - Escrito por Gustavo Maure

Historia de la Escritura

Entradas populares de este blog

El Imperio Bizantino - ESPLENDOR Y DECADENCIA.

HISTORIA DEL MAQUILLAJE - RENACIMIENTO

HISTORIA DEL MAQUILLAJE
RENACIMIENTO Es el resurgir de una época. Se cambiaron los peinados vestidos, adornos, cosméticos. La cosmética se benefició de la alquimia, que obtuvo un desarrollo considerable. Utilizaban gran cantidad de perfumes para paliar el mal olor, ya que se mantenía la poca higiene. La mujer se teñía el pelo de rubio que hacía verdadero furor. Se emplearon múltiples recetas para buscar ese rubio veneciano. Los tocados se llevaban excesivamente adornados; la frente se depilaba logrando grandes dimensiones, las cejas se dejaban muy finas y arqueadas o ligeramente redondeadas y en algunos casos desaparecían. En los ojos, aplicaban kohl y se daban colorete en rojo (granadina).
SIGLO XVII Se consolidó en ese siglo la edad de oro de la cosmética, creando la nueva moda de la ropa. A finales del siglo XVII los hombres comenzaron a usar pelucas desapareciendo los polvos de la cara. Estas características perduraron en el siglo XVIII Las mujeres utilizaban postizos de gran tamaño aumentados por to…