Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

La civilización islámica en España

La civilización islámica en España LOS REINOS CRISTIANOS.  Según Ubieto, el Islam habría de producir en la Península Ibérica uno de los momentos cumbres de la cultura. Cortó el desarrollo de las instituciones visigodas que tendían hacia el feudalismo y los cristianos peninsulares habrían de quedar prácticamente al margen de los grandes problemas europeos planteados en la Edad Media, tales como el problema de las investiduras, lucha entre el Pontificado y el Imperio e incluso de las Cruzadas.
    Los reinos cristianos, que surgieron como reacción ante lo musulmán, tuvieron un carácter particular que los diferenciaba de los europeos de la época. El monarca es dueño de todas las tierras yermas y en teoría de las que están en manos del infiel. La nobleza y el clero español estarán mediatizados absolutamente por el Rey, de quien dependerán al tener que subsistir de lo que éste les done. El monarca medieval español será más fuerte que el Rey feudal europeo. También es de destacar que, al exi…

La civilización islámica - CULTURA

La civilización islámica CULTURA.  La cultura islámica fue sintética, no solamente de los árabes, pues también participaron en ella otros pueblos con los que el Islam estuvo en relación (egipcios, griegos, persas, judíos, etcétera), todo bajo el aglutinante de una lengua y una religión comunes.
    A la cultura islámica se incorporaron muchos elementos de variado origen: ideas cristianas, judías y zoroástricas; formas de gobierno bizantinas y persas sasánidas; estilos y soluciones artísticas indias, persas, bizantinas (cúpula) y visigodas (arco de herradura); influencias helenísticas, particularmente en ciencia (astronomía, cartografía, medicina, álgebra, geometría) y filosofía (traducciones al árabe de los grandes maestros griegos, especialmente Aristóteles).
    La cultura árabe fue de extraordinaria importancia, ya que a través de las rutas caravaneras o directamente por Sicilia o España habría de penetrar en Europa Occidental y contribuir decisivamente a su desarrollo. Gracias a los …

La civilización islámica ESTRUCTURA SOCIO-ECONÓMICA

La civilización islámica ESTRUCTURA SOCIO-ECONÓMICA.  La organización social del Imperio Islámico estuvo fuertemente condicionada por las creencias religiosas y se organizó según los preceptos religiosos contenidos en el Corán.
    La familia fue de carácter patriarcal (típica de los pueblos nómadas) y poligámica (inteligente medida para reponer las numerosas pérdidas que la guerra ocasionaba, pues al permitir tener hasta cuatro esposas se garantizaba el incremento de la demografía). Sin embargo, la práctica de la poligamia no fue general, sino un privilegio de los poderosos, dados los numerosos gastos que ocasionaban la dote de las futuras esposas y su mantenimiento.
    En la base de la pirámide social se halla el Califa, gobernante y representante de Alá, como sucesor del profeta Mahoma. Le seguían en importancia una nobleza cortesana (visir o primer ministro, emir o gobernador de una provincia, cadí o juez, recaudador de impuestos, etcétera), una nobleza terrateniente de carácter mil…

LA ESPAÑA MUSULMANA

LA ESPAÑA MUSULMANA.  La sociedad de la España islámica fue mixta, al estar integrada por hispano-visigodos, árabes, beréberes, judíos y otras minorías. El aumento demográfico de la población fue considerable, llegando a los diez millones de habitantes.
    Si inicialmente Al-Andalus fue una provincia del Imperio Árabe gobernada por un walí, a mitad del siglo VIII, tras la matanza de los omeyas de Damasco y la sustitución por la dinastía Abbasida de Bagdad, el omeya Abderramán, único superviviente de su familia, declara Andalucía emirato independiente políticamente. El paso decisivo se llevó a cabo en el siglo X, cuando los emires cordobeses se autodenominan califas, con lo que lograrían independizarse también religiosamente del poder central.
    Socialmente podemos distinguir una aristocracia árabe y una población mayoritariamente libre, en los campos o en las ciudades, y los esclavos urbanos, rurales e integrantes de la milicia.
    Existían minorías religiosas importantes en tierras …

EL ISLAM EN ESPAÑA LA INVASIÓN

19. EL ISLAM EN ESPAÑA
LA INVASIÓN.  En el año 711, las tropas musulmanas, al mando de Tárik, cruzaron el estrecho de Gibraltar y destrozaron el ejército visigodo en la batalla de Guadalete. Comenzaba el dominio musulmán en España, que habría de extenderse hasta 1492 (conquista de Granada por los Reyes Católicos). En este dilatado período, los musulmanes y los cristianos disidentes convivieron y combatieron. Es absurdo el antagonismo tradicional - con que se quiere presentar la Edad Media española - entre cristianos y musulmanes, ya que ambos debieron de convivir pacíficamente porque los cristianos carecieron hasta muy tarde de la suficiente potencia militar y también porque el Corán ordenaba a los musulmanes: «No hagáis violencia a los hombres a causa de su fe... No disputéis con los judíos ni con los cristianos sino en términos amicales... Invitadles a abrazar el islamismo».
Fuente: Enciclopedia Temática Lafer

La civilización islámica FUNDAMENTOS POLÍTICO-RELIGIOSOS.

La civilización islámica FUNDAMENTOS POLÍTICO-RELIGIOSOS.  La desértica Península Arábiga, habitada por beduinos nómadas, divididos en numerosas tribus en continua fricción, fue el campo donde creció la nueva fe predicada por Mahoma.
    Mahoma, nacido en La Meca (hacia el año 570), fue un hombre hábil, sincero e inteligente, que en sus numerosos viajes a través del desierto, desempeñando el oficio de camellero, observó y llegó a conocer perfectamente los credos, usos, costumbres y necesidades de los rudos y belicosos pueblos asentados a lo largo de las rutas caravaneras. En estos viajes había de conocer dos religiones - la hebrea y la cristiana - que influyeron decisivamente en la gestación del nuevo dogma.
    Comenzó sus predicaciones en La Meca. El carácter monoteísta de su religión, que lesionaba la multitud de dioses de la ciudad y los intereses de los comerciantes, que veían decrecer la afluencia de peregrinos, le acarreó serias dificultades que le obligaron a huir de la ciudad. E…