La Historia en videos

Loading...

31/12/13

La Europa Feudal CARACTERÍSTICAS SOCIO-ECONÓMICAS

La Europa Feudal
CARACTERÍSTICAS SOCIO-ECONÓMICAS.  Bajo nivel de la técnica (instrumentos de producción sencillos y baratos). Se da una producción de carácter individual, ya que la división del trabajo está en una fase de desarrollo muy primitivo.

    -       Producción autárquica para satisfacer las necesidades inmediatas del hogar o comunidad aldeana, y no las de un mercado más amplio;

    -       Cultivo de las tierras del señor mediante la prestación obligatoria de servicios;

    -       Detentación por parte del señor de funciones judiciales respecto a la población dependiente de él;

    -       Descentralización política y fragmentación del poder público;

    -       Desarrollo elevado de los lazos de dependencia de hombre a hombre, con una clase de guerreros especializada, que ocupa los peldaños superiores de dicha jerarquía, y una clase rural, sujeta a la voluntad del señor;

    -       Generalización de las concesiones de disfrute de tierras, cargos y funciones públicas a cambio de la prestación de fidelidad y servicios;

    -       Debilitamiento de la idea de Estado.

    En el aspecto social, se observa una clara compartimentación en grupos totalmente cerrados y con escasísima movilidad social. La posesión de la tierra concede un mayor o menor «status» social en unas estructuras ruralizadas. Se presenta una sociedad estructurada en base de vínculos de dependencia. A escala superior o noble son vinculaciones de persona a persona, estableciéndose la relación beneficio-vasallaje (rey-noble). A escala inferior, son vinculaciones económicas: el siervo-campesino queda vinculado a la tierra y al señor del dominio.

    La pirámide social había de mostrarse claramente jerarquizada:

    1)     El Rey ocupa honoríficamente la cúspide. Es la autoridad máxima de derecho, aunque, de hecho, sólo lo es en sus dominios (señoríos reales). Es el único que se considera señor, y no vasallo. Por lazos de vasallaje se le vinculan los habitantes del reino. Este monarca débil no era sino el «primum inter pares», y se ha afirmado que la sociedad feudal hubiese podido prescindir de él, logrando un desarrollo similar;

    2)     Grandes señores del reino: duques, condes, marqueses, barones, vizcondes. Ocupaban los llamados «feudos de dignidad», que correspondían a los antiguos distritos territoriales del Imperio de Carlomagno, concedidos por el Rey directamente. Aprovechándose de la crisis del poder real, aumentan sus derechos y privilegios;

    3)     Feudos militares: los grandes señores dividían su extenso feudo a sus vasallos guerreros, que poseían un castillo. A su vez, estos señores guerreros podían, también, subdividir su feudo, dando origen a los «feudos de caballería o de caballero». Éstos eran pequeños territorios, cuya producción económica era suficiente para mantener a un caballero que prestase a su señor ayuda militar en caso de requerimiento;

    4)     El campesinado: era la base de la sociedad feudal. Su posición social venía determinada por la relación del individuo con la tierra. Podían distinguirse:

    a)     Los «servi quotidiani», que trabajaban la «terra indominicata», de usufructo exclusivo del señor. Jurídicamente, pueden ser considerados como esclavos.

    b)     Los colonos trabajaban sus propiedades («mansus»). Si jurídicamente eran libres, su libertad estaba restringida por las numerosas obligaciones de servicio con respecto al señor feudal. Estas obligaciones - a cambio de las cuales obtenían protección del señor en caso de guerra - eran: cultivar obligatoriamente su parcela; la práctica de «corveas», es decir, trabajar gratuitamente las tierras del señor en ciertas épocas del año (siega, vendimia, etcétera) o algunos días a la semana; pagar cierta cantidad por utilizar los servicios comunales del feudo (molinos, lagares, etcétera), todos ellos propiedad del señor; pago de la «talla», tributo que el señor podía exigir en caso de necesidad, solicitar el permiso oportuno para poder contraer matrimonio;

    5) El comerciante: de escasa importancia y número, ya que en los pequeños mercados semanales es el propio campesino el que vende los excedentes de su producción. Cuando en el feudo hay déficit o superávit, son los agentes del señor los encargados de realizar las transacciones. En pequeña escala se da un comercio de lujo en manos de extranjeros, generalmente judíos;

    6) El artesanado es también escaso en un sistema de autarquía económica. Existen los talleres del señor, como el gineceo, formado por las mujeres e hijas de los «servi».

    Vistos los lazos de dependencia del colono con respecto al señor, cabe decir que este señor o vasallo noble debía prestar a su superior - de quien había recibido la investidura del feudo - las siguientes ayudas: el «auxilium» (ayuda militar para grandes expediciones); la prestación de cabalgada (ayuda militar para acciones devastadoras); la guardia o vigilancia armada; el «consilium», es decir, aconsejar al señor y acompañarlo en la corte señorial. Todas estas obligaciones del vasallo iban precedidas del juramento de fidelidad.

    Económicamente, la Europa feudal depende del campo. La célula económica fundamental es el feudo, que tiende a ser autosuficiente por la inexistencia del comercio, que prácticamente ha desaparecido por la baja demografía, la dificultad de las comunicaciones (inseguridad) y el desorden monetario. La agricultura es extremadamente pobre, con instrumentos muy rudimentarios: arado sin vertedera, tirado por hombres; pobre abonado y sistema de barbecho de alternancia triple (un tercio del terreno quedaba en barbecho, mientras que los otros dos se cultivaban con cereales estivales e invernales). Con estos medios, la productividad era muy baja. Por ejemplo, teniendo en cuenta la relación entre simiente plantada y cosecha, algunos lugares producían: por un gramo de trigo sembrado se recoge 1,7; cebada:1=1,6; centeno:1=1 (rendimiento 0).

    Para su explotación, el feudo se dividía en:

    a) «Terra indominicata». Es la reserva señorial, explotada directamente para el señor. Son las mejores tierras del feudo. En ella están la residencia del señor y los servicios comunes del feudo;

    b) «Los mansus» son las porciones de terreno en que se divide el resto del señorío. En teoría son suficientes para alimentar a una familia de colonos:

    c) «Las communia». Tierras de aprovechamiento comunal (montes, prados).

Fuente: Enciclopedia Temática Lafer