Ir al contenido principal

LOS NUEVOS ESTADOS.


LOS NUEVOS ESTADOS.  La creación de Estados nacionales autoritarios va a ser general en toda Europa. Curiosamente, Italia y Alemania, que habían conocido una rica vida urbana, política y económica, se mantendrán al margen, hasta el siglo XIX, del proceso de unificación.

    Surge el concepto de nación, definiendo el termino a un territorio y a un pueblo regido por un monarca y unido por una misma lengua y una cultura común.

    Las nuevas monarquías autoritarias van a tener unas características que explican su nacimiento y desarrollo. Superada la crisis del siglo XIV, la economía volvió a renacer, y hacía falta un poder fuerte para regularla, dirigirla, protegerla de la competencia exterior y acrecentarla. El logro de la supremacía monárquica no iba a ser fácil, al haber cuatro fuerzas que se oponían a ella: la nobleza feudal, la burguesía municipal, el Papado y el Imperio. La mayor parte de estas fuerzas se habían autodestruido en las repetidas crisis del siglo XIV, como hemos visto, y la oposición al creciente nacionalismo habría, pues, de ser mínima, sobre todo si tenemos en cuenta que el monarca iba a encontrar un fuerte apoyo ideológico en el Derecho romano: se consideraba que la autoridad real proviene de Dios, y de Él ha recibido el monarca sus territorios y el poder para gobernarlos. El monarca iba a asumir la soberanía nacional y sería la personalización simbólica de la nación y de sus ideales colectivos. Teóricamente, las nuevas monarquías van a tratar de fundir lo viejo con lo nuevo. Por un lado, se conservan instituciones medievales (Consejos Municipales, Parlamentos, Cortes, aunque pierden casi totalmente su autoridad y no sirven más que para ratificar las decisiones regias), a la vez que se crean instrumentos de Gobierno, leyes e instituciones sobre los que descansa la nueva organización del Estado: un fuerte ejército permanente de carácter mercenario, que depende directamente del Rey, que lo costea con los fondos públicos y que va a ser una poderosa baza que oponer a la levantisca nobleza feudal y a las ambiciones de otros Estados, y una burocracia especializada que permite al Rey fiscalizar y dirigir la vida económica, la recaudación de impuestos, la administración de justicia, etcétera.; y una diplomacia de carácter permanente.

    Se da, en definitiva, el paso de la monarquía feudal (en la que el Rey es una figura meramente representativa, «primum inter pares») a la monarquía nacional, en que el Rey será la cabeza del Estado y donde su autoridad será indiscutible.

Fuente: Enciclopedia Temática Lafer

Entradas populares de este blog

El Imperio Bizantino - ESPLENDOR Y DECADENCIA.

HISTORIA DEL MAQUILLAJE - RENACIMIENTO

HISTORIA DEL MAQUILLAJE
RENACIMIENTO Es el resurgir de una época. Se cambiaron los peinados vestidos, adornos, cosméticos. La cosmética se benefició de la alquimia, que obtuvo un desarrollo considerable. Utilizaban gran cantidad de perfumes para paliar el mal olor, ya que se mantenía la poca higiene. La mujer se teñía el pelo de rubio que hacía verdadero furor. Se emplearon múltiples recetas para buscar ese rubio veneciano. Los tocados se llevaban excesivamente adornados; la frente se depilaba logrando grandes dimensiones, las cejas se dejaban muy finas y arqueadas o ligeramente redondeadas y en algunos casos desaparecían. En los ojos, aplicaban kohl y se daban colorete en rojo (granadina).
SIGLO XVII Se consolidó en ese siglo la edad de oro de la cosmética, creando la nueva moda de la ropa. A finales del siglo XVII los hombres comenzaron a usar pelucas desapareciendo los polvos de la cara. Estas características perduraron en el siglo XVIII Las mujeres utilizaban postizos de gran tamaño aumentados por to…