La Historia en videos

Loading...

29/3/14

CAUSAS DEL CAMBIO. ¿Cuáles fueron las causas determinantes del cambio?


CAUSAS DEL CAMBIO.  ¿Cuáles fueron las causas determinantes del cambio?

    A partir de mediados del siglo XII, Europa vive un extraordinario desarrollo demográfico.

    Puede calcularse que en doscientos años, la población pasó de 50 millones (hacia el 1100) a 75 millones de habitantes (hacia el 1300). Este aumento de la población se explica por las mejoras en las condiciones de vida, y producirá como consecuencia un rápido desarrollo agrícola, comercial y manufacturero para atender a estas nuevas bocas.

    Se aumenta la extensión de las superficies cultivadas, se producen importantes avances técnicos (arado de ruedas y vertedera, amplia utilización de los molinos de agua y viento, mejores aparejos para el caballo, cuyo uso como animal de tiro se generaliza, etcétera), que harán aumentar los rendimientos agrícolas y mejorar la base alimenticia, lo cual redundaría en un descenso de la mortalidad y en un aumento de la natalidad. Estamos claramente ante una reacción en cadena.

    Por otra parte, el incremento de la producción supondrá importantes excedentes agrícolas, que van a ser vendidos en la ciudad.

    Los productores directos comenzaron a enriquecerse, y el dinero comenzó a afluir al campo, aunque fue realmente invertido en la ciudad.

    Las mejoras técnicas dejaron sin trabajo en los feudos a multitud de siervos, que empezaron a afluir a la ciudad en forma de peonaje barato y sin cualificar.

    Las ciudades iban a enriquecerse rápidamente, pues, al aumentar el poder adquisitivo del campesino, éste se acostumbró a adquirir los productos manufacturados y los bienes de lujo que los artesanos y comerciantes de la ciudad les venden. Puede hablarse ya de una economía de mercado.

    Las ciudades antiguas renacen, aumentan rápidamente sus efectivos demográficos, con lo que se hace necesaria la construcción de nuevas viviendas, que, por necesidades de espacio, surgen fuera de las murallas antiguas: serán los llamados burgos, y burgueses serán los que habiten en ellas.

    La artesanía adquiere en la ciudad considerable desarrollo y los artesanos se agrupan en gremios según sus especialidades.

    El gremio sería una unidad económica formada por aprendices, oficiales y patronos; su misión sería la de defender los intereses de sus asociados, evitar la competencia, fiscalizar la producción, fijar los precios y los horarios de trabajo, los beneficios de venta, etcétera.

    Precario y lento hubiese sido el desarrollo de las ciudades si no hubiese sido por la adición de un nuevo e importantísimo factor: el renacimiento del comercio de larga distancia, regido por una muy importante burguesía comercial, que obtiene fabulosos beneficios acaparando inmensas fortunas.

    Si el gremio había sido un sistema de producción limitado a abastecer a la ciudad y a su entorno, es decir, sin amplitud de miras, por el contrario, la burguesía comercial tiene auténtico espíritu de empresa capitalista.

    Diversos factores habrían de propiciar este «gran comercio». Hay que tener en cuenta, en primer lugar, la pacificación y mejora de las rutas marítimas y terrestres por la decadencia de la piratería sarracena, el valladar a la expansión húngara que había significado la victoria del Emperador Otón I y el Sacro Imperio Romano Germánico y el asentamiento definitivo de los normandos. Por otra parte, las Cruzadas abrieron y vitalizaron la ruta del Mediterráneo.

Fuente: Enciclopedia Temática Lafer