La Historia en videos

Loading...

3/4/14

EL BURGO FRENTE AL FEUDO


EL BURGO FRENTE AL FEUDO.  Frecuentemente se habla, en esta época, de un claro enfrentamiento entre feudo y burgo. Hay que reconocer que, pese a los crecientes logros de las nuevas ciudades, Europa habría de mantener durante varios siglos una estructura feudal con una sociedad dividida en estamentos. La clase privilegiada continuó siendo la nobleza y el clero, mientras que la burguesía, a pesar de su poder económico, fue incluida entre los no privilegiados. Sería a la larga la riqueza la única distinción de clase que el burgués aceptaba, distinguiéndose consecuentemente una gran burguesía (ricos comerciantes, banqueros) de la pequeña burguesía (artesanos, pequeños mercaderes).

    La mayor preocupación de esta burguesía urbana iba a centrarse en lograr la autonomía municipal que les desvinculase del control feudal. Este movimiento de emancipación urbana va a ser de desigual intensidad en toda Europa. Las ciudades de Alemania e Italia serían las que lograsen una mayor autonomía; tanto es así, que las italianas Florencia o Venecia, por ejemplo, llegaron a formar florecientes repúblicas independientes. En Francia o Inglaterra, las incipientes monarquías autoritarias se atrajeron a su bando a las nuevas ciudades para luchar contra la nobleza feudal. Los privilegios premercantilistas que los monarcas otorgaron a estas ciudades hicieron que la burguesía intelectual y comercial viesen en la unificación estatal la mejor defensa de sus intereses. Así vemos que en el siglo XIII se está logrando un equilibrio de poderes entre la monarquía, la nobleza, la Iglesia y la burguesía. El gobierno de la nación no va a basarse ya en lazos de dependencia (vasallaje), sino en instituciones políticas nuevas: Parlamentos, Estados Generales, Cortes, que debían aprobar las leyes y votar los impuestos. La fuerza de estas instituciones varió según el carácter más o menos autoritario de los monarcas. Merece especial atención Inglaterra, que evoluciona hacia un tipo de monarquía parlamentaria al verse obligado a firmar Juan Sin Tierra la Carta Magna (1215) ante la presión de nobles y burgueses. La Carta Magna reconocía los privilegios de estas dos clases y ponía coto al autoritarismo real.

Fuente: Enciclopedia Temática Lafer