Ir al contenido principal

HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL Desenlace de la batalla: Dunkerque

Resultado de imagen para segunda guerra mundial a color

HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
Desenlace de la batalla: Dunkerque
Entre el II Ejército, que se repliega hacia el este, y el IX, que se repliega hacia el oeste, los Panzer
profundizan el 14 y el 15 de mayo, después de aprovechar las cabezas de puente establecidas por
Guderian y Rommel.
El avance de los blindados es extremadamente rápido. El mismo Rommel, al mando de la 7ª
Panzerdivion, avanzaba con su carro en vanguardia, penetrando en el despliegue enemigo e
impartiendo órdenes según lo observado. Pero el aislamiento de los Panzer no es peligroso pues
ante ellos sólo existe un inmenso ejército en desbandada del que no se teme ningún contraataque.
Un ejemplo: el general Bruneau, que manda la 1ª División acorazada y que cuenta con 200 carros
y 7.000 soldados de élite, recibe la orden de atacar a Rommel por el flanco; busca a su superior
jerárquico antes de actuar, y no lo encuentra. Aunque lo hubiera encontrado, tampoco habría podido
hacer nada: no sabía ni dónde estaban los depósitos de gasolina para alimentar a sus tanques.
Sólo el general francés Charles de Gaulle contraatacó con su regimiento blindado, replegándose
al poco tiempo acosado por los bombardeos de los Stuka.
El General von Kleist, asustado por la audacia de sus subordinados, ordenó detener el avance,
aunque Guderian, en una airada conversación telefónica, logró la autorización para marchar durante
otras 24 horas. Avanzó con tal rapidez que, de nuevo, el Alto Mando alemán se asustó ante la
posibilidad de un contraataque por el flanco. Hitler ordenó detener la ofensiva pero Guderian logró
nuevamente que se rebatiese la orden.
El mariscal de campo lord Gort, jefe del Cuerpo Expedicionario Británico, indica a su gobierno la
posibilidad de retirarse a Dunkerque. Recibe por respuesta la orden de internarse en Francia y
romper el cerco alemán. En el lado francés, Gamelín es sustituido por Weygand, que toma el mando
el día 19 de mayo. Éste, anclado mentalmente en 1918, no alcanza a comprender qué está
ocurriendo.
El 20 de mayo, Guderian alcanza el Canal de la Mancha, cortando las comunicaciones entre los
Aliados y los belgas. Los británicos comprueban en Arrás que un contraataque es imposible y
comienzan a replegarse a la costa.
La mayoría de las tropas Aliadas se retira hacia el campo atrincherado de Dunkerque, donde una
flota británica se apresta a repatriar a los combatientes a Gran Bretaña. El día 23 de mayo, los
alemanes están en Gravelines, a 15 km. de Dunkerque. La maniobra de embolsamiento ha concluido
atrapando en su interior a los Aliados.
En ese crucial instante Hitler ordena a sus tropas detenerse. El Führer se ha dejado convencer por
Göering, que deseoso de gloria personal, propone "que descansen las unidades Panzer" asegurando
que la Luftwaffe se bastaría por sí misma para aniquilar a los Aliados en retirada. Los generales al
mando de las tropas blindadas, decididos a aplastar al Cuerpo Expedicionario Británico en una
maniobre de "yunque y martillo" formada por los Panzer en un extremo y la Infantería en el otro,
claman en vano.
La evacuación es autorizada por Londres el día 27. El Ejército belga se derrumba. Para proteger el
embarque de tropas, amenazado por la Luftwaffe e infantería alemanas, Gran Bretaña emplea su
fuerza aérea. Esta gigantesca batalla aérea, comenzada el 28 de mayo,llega a su fin el 4 de junio. La
R.A.F. derribó 140 aviones alemanes y perdió 106 aparatos. La fanfarronería del máximo responsable
de la Luftwaffe ha salvado al Cuerpo Expedicionario Británico de la total aniquilación.
Al amanecer del día 4 de junio de 1940, cuando el último barco Aliado deja tras de sí las playas,
sembradas de cadáveres y material destruido, se han conseguido evacuar a 338.662 combatientes
entre oficiales, suboficiales y tropa, entre ellos a 123.095 franceses.
Los restantes 40.000 soldados franceses, al mando del general Fagalde, cayeron prisioneros de
los alemanes. El destino de Francia quedaba sellado.
Hitler ha ganado. Puede anunciar al mundo que ha destruido 75 divisiones, y capturado, herido o
muerto a 1.200.000 enemigos, mientras que las pérdidas alemanas son mínimas (muertos: 10.255;
heridos: 42.523; desaparecidos: 8.643.
La Batalla de Francia
Culminada con éxito la primera fase de la operación, se trata ahora de invadir Francia. Hitler ya
piensa en París.
Francia cuenta aún con 70 divisiones propias, 5 británicas y 2 polacas. Al norte de París se
establece un segundo frente, que aprovecha los cursos del Caen, el Aisne y algunos canales, hasta
llegar al extremo de la Línea Maginot.
El plan alemán es el siguiente:
El Heeresgruppe B (Von Bock) debe romper el frente del Somme y penetrar en
Francia en abanico, hacia París, Lyón, los Alpes y el Mediterráneo por un lado, y
hacia Bretaña y el Atlántico por otro.
El Heeresgruppe A (Von Rundstedt) cogerá de espaldas a los ejércitos del Este.
El Heeresgruppe C (Von Leeb) atacará Alsacia-Lorena y completará el cerco de Von Rundstedt.
La defensa prevista por Weygand es la siguiente: mantener hasta el fin todas las posiciones clave
aptas para ser defendidas en todas las direcciones (táctica conocida como defensa en erizo).
Pero las 10 Divisiones Panzer alemanas que llevan el peso de la operación no atacan estas
posiciones: se limitan a pasar por los huecos entre las mismas a toda velocidad desbaratando toda
posibilidad de resistencia.
El ejército francés ya no está en condiciones de resistir el empuje alemán: la Línea Weygand es atacada el 5 de junio en el Somme y hundida en la noche del 7 por los blindados de Hoth y de
Rommel, que llegan a Forges-les-Eaux. El 9 de junio, tal como estaba previsto, von Rundstedt ataca
a su vez en el Argonne.
El 10 de junio, Italia declara la guerra a Francia. Friamente, Mussolini decía a su mariscal Badoglio:
"necesito mil muertos para sentarme en la mesa con los vencedores". El Duce lanzó un desastroso
ataque y obtuvo con creces esos muertos, pues las fuerzas francesas del sur, en la frontera francoitaliana, aunque desmoralizadas, baten completamente a unos militarmente incompetentes italianos.
Mientras tanto, von Rundstedt Toma Reims, atraviesa el Marne y avanza sobre París, que es declarada ciudad abierta el día 11. En las carreteras, paralizando todos los movimientos de tropas,
crece el enorme éxodo de civiles que empezó el día 12.
Después del dramático consejo de ministros del 13 de junio de 1940 en el castillo de Cangé, los
acontecimientos se precipitan. El día 14 de junio, los alemanes entran en París, con el consiguiente
quebranto de la moral francesa.
El armisticio
El primer ministro Reynaud presentó su dimisión. El presidente de la República, Lebrun, encargó
formar gobierno al mariscal Philippe Petain (héroe de Verdún en la Gran Guerra), de 84 años. Contra
la opinión de gran parte de su gobierno, Lebrun autorizó a Petain a negociar el armisticio.
El 17 de junio, Petain transmite a Hitler una propuesta de armisticio. El 21 de junio empiezan las
conversaciones entre Francia y Alemania. Tienen lugar en Rethondes, en el mismo vagón donde fue
firmado el armisticio deshonroso -para Alemania- de 1918. Hitler, los principales dignatarios del
Tercer Reich y los jefes del ejército alemán están presentes.
Imponen a los plenipotenciarios franceses, dirigidos por el general Huntziger un armisticio que
respeta la República francesa parcialmente; Los alemanes establecen una zona de ocupación que
comprende todo el Norte y la costa atlántica con vistas a ulteriores operaciones cntra Gran Bretaña.
Dejan 40 departamentos del sur de Francia, la flota y las colonias bajo la obediencia del gobierno
colaboracionista de Petain con sede en Vichy, permitiendo la existencia de un ejército de 100.000
soldados en suelo francés y 180.000 en las colonias.
Además, son consideradas ciertas modalidades económicas y administrativas relativas al mantenimiento de las tropas de ocupación, a la entrega a Alemania de refugiados políticos alemanes,
etc. La entrada en vigor del armisticio queda subordinada a la firma de un convenio análogo con Italia.
El 22 de junio, Huntziger firma las convenciones franco-alemanas. El armisticio con Italia es
firmado por los mismos plenipotenciarios el 24 de junio. El 25 de junio, a las 00 h 35 min, cesan las
hostilidades en todos los frentes.
Las pérdidas de la campaña de Francia son las siguientes:
Francia: 120.000 muertos.
Inglaterra: 3.500 muertos.
Bélgica: 7.000 muertos.
Holanda: 2.890 muertos.
Alemania: 27.074 muertos y 18.384 desaparecidos.
Fuente: HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
© 2000 - 2003 La Segunda Guerra Mundial

Entradas populares de este blog

El Imperio Bizantino - ESPLENDOR Y DECADENCIA.

HISTORIA DEL MAQUILLAJE - RENACIMIENTO

HISTORIA DEL MAQUILLAJE
RENACIMIENTO Es el resurgir de una época. Se cambiaron los peinados vestidos, adornos, cosméticos. La cosmética se benefició de la alquimia, que obtuvo un desarrollo considerable. Utilizaban gran cantidad de perfumes para paliar el mal olor, ya que se mantenía la poca higiene. La mujer se teñía el pelo de rubio que hacía verdadero furor. Se emplearon múltiples recetas para buscar ese rubio veneciano. Los tocados se llevaban excesivamente adornados; la frente se depilaba logrando grandes dimensiones, las cejas se dejaban muy finas y arqueadas o ligeramente redondeadas y en algunos casos desaparecían. En los ojos, aplicaban kohl y se daban colorete en rojo (granadina).
SIGLO XVII Se consolidó en ese siglo la edad de oro de la cosmética, creando la nueva moda de la ropa. A finales del siglo XVII los hombres comenzaron a usar pelucas desapareciendo los polvos de la cara. Estas características perduraron en el siglo XVIII Las mujeres utilizaban postizos de gran tamaño aumentados por to…