La Historia en videos

Loading...

19/11/13

Apuntes para una historia universal -Justiniano I,


Apuntes para una historia universal
Justiniano I, quien reinó entre el 527 y el 565, fue un reformador cuyo objetivo fue el de devolverle al imperio sus pasadas glorias. Con este fin, creó una comisión para revisar y codificar la ley romana.
Desde los tiempos de Augusto, los romanos consideraban que la ley y el gobierno eran sus principales contribuciones a la civilización. Desde el siglo VI al VIII, el Imperio Bizantino logró preservar el núcleo de su territorio de las invasiones persas, árabes, etcétera. Se protegió y perfeccionó la ley romana, se estableció un eficiente sistema de gobierno. Se mantuvieron las tradiciones artísticas y literarias griegas.
Sin embargo, hacia el siglo VI, se habían fundado cuatro reinos germánicos o estados sucesores en los territorios del antiguo imperio romano del oeste. Los germanos, originarios de Escandinavia y el norte de Europa, hablaban lenguajes similares pero no idénticos. La sociedad germánica era aristocrática, agrícola y tribal.
La transición a los reinos germánicos tuvo grandes efectos en la sociedad y la civilización europea. Los gobiernos germánicos fueron más personales que legales. Esto significa que sus reyes gobernaban en virtud de la lealtad de sus hombres. Ellos fueron fundamentalmente líderes guerreros que dirigían la nación sobre la base de su magnetismo personal. Los germanos consideraban a su rey como un intermediario entre la comunidad y Dios. Aun después de su conversión al cristianismo, ellos no cambiaron su visión. Entonces la cristiandad germánica prestó una atención especial al Antiguo Testamento con sus narraciones sobre reyes investidos por Dios. Este cambio en el foco de la atención religiosa afectó la historia intelectual de la cristiandad en Europa
Con la ascensión al poder de Carlomagno, a finales del siglo VIII, y su proclamación como emperador en el 800, se produjo un renacimiento carolingio en Europa. Carlomagno, quien condujo, entre el 772 y el 804, campañas militares anuales, dirigidas a expandir su reino, supo combinar sus éxitos militares con la creación de un gobierno interno efectivo, el poder militar con el civil.
Entre los siglos VII y XI, el Imperio Bizantino y los reinos europeos tuvieron historias básicamente separadas pero es difícil comprender la importancia de los eventos y movimientos en una región sin referirse a la otra. Esto es cierto porque la iglesia cristiana se extendió al Imperio del Este y a los reinos germánicos y porque la corte imperial de Constantinopla, consideró al oeste parte de su patrimonio durante siglos.
Los orígenes del monasticismo
Justo después del inicio del siglo IV, quizás en los tiempos en que Constantino emitió su edicto de
file:///D|/Documentos%20de%20trabajo/Importantes/EBSCO%203/vol12_1_04/aci03104.htm (13 of 104)10/02/2005 7:47:40
Apuntes para una historia universal tolerancia al cristianismo (313), un discípulo de Antonio, Pacomio, fundó la primera comunidad monástica en el este del Mediterráneo.
La idea del monasticismo llegó a Occidente cerca del 340, cuando Atanasio, patriarca de Alejandría, fue a Italia como exiliado desde su tierra natal. Atanasio fue el primer biógrafo de Antonio (251-356), padre solitario cuya fama de asceta sagrado fue una de las piedras de la fundación y el desarrollo del monasticismo cristiano. Uno de los primeros monasterios occidentales se fundó aproximadamente a finales del siglo IV en Lerins, una isla cerca de Marsella. La unión del monasticismo con la jerarquía regular de la iglesia se convirtió en un modelo de organización eclesiástica en Occidente.
Durante el siglo VI, los monasterios fueron los principales centros intelectuales de Europa, los benedictinos, una orden religiosa fundada en el 529, por ejemplo, contaron entre sus moradores con una infinidad de sabios que prestaron inmensos servicios a las letras y las artes. Únicos eruditas de la Edad Media, transcribieron y conservaron para la posteridad las joyas literarias de Grecia y Roma.
Decadencia del imperio bizantino
A mediados del siglo XI, muchas instituciones de la iglesia se habían secularizado, así nació la necesidad de la reforma que a finales del siglo XI y principios del siglo XII, concluyó con la idea de que, tanto el estado como la iglesia tenían una autoridad limitada. La reforma también fortaleció la figura del Papa en la iglesia. También la vida monástica se enriqueció considerablemente. El movimiento de reforma de la iglesia en el siglo XI y el crecimiento del poder real a principios del siglo XII produjo una fricción de ideas entre la doble autoridad - dividida entre los poderes eclesiástico y secular- y la majestad divina.
Entre los años 1 025 y 1 081, las repetidas incursiones enemigas -normandas, y árabes esencialmente debilitaron considerablemente el imperio. El colapso del poder militar bizantino, después de la batalla de Manzikert en 1 071. Las cruzadas, 1 096- 1270, se produjeron en un momento en que la sociedad europea y la autoridad política entraban en una nueva fase. En 1095, el papa Urbano II proclamó una cruzada contra los turcos.
El total colapso del imperio sobrevino en 1204. En 1 453, cayó Constantinopla en manos árabes. Hacia el 1461, los turcos habían conquistado todas las posesiones distantes de la autoridad bizantina y el imperio desapareció.
Fuente: Apuntes para una historia universal
Lic. Rubén Apuntes para una historia universal

Lic. Rubén Cañedo Andalia,1 Lic. Caridad Karell Marí2