Apuntes para una historia universal - Europa en la Edad Media Alta


Apuntes para una historia universal
Lic. Rubén Cañedo Andalia,1 Lic. Caridad Karell Marí2
Europa en la Edad Media Alta
Desde el siglo XI, Europa lanzó una serie de ofensivas militares contra sus enemigos. España, un pequeño estado cristiano reconquistó la península, al expulsar al califa de Córdoba. Muchos europeos del Norte se unieron en este empeño. Los musulmanes fueron derrotados en el sur de Italia, entonces se reconquistó la rica isla de Sicilia. Esta victoria puso a las comunidades de la antigua Grecia, en el sur de Italia, bajo la jurisdicción de la iglesia romana. A finales del siglo XII, el papado organizó una gran expedición hacia Jerusalén, tomada por los turcos en los años 1 070.
Estos éxitos militares fueron simplemente los primeros signos de un fortalecimiento general de la sociedad europea, ellos produjeron estados consolidados, una reforma de la Iglesia, un florecimiento intelectual y artístico, así como una economía poderosa.
La revolución agrícola de la Edad Media
La regularidad del desarrollo económico y social en los pueblos agrícolas y sus feudos, produjo un modelo histórico común en el norte de Europa, creó un sistema muy conservador. Es difícil imaginar cómo se pudo introducir innovaciones en una economía social estable. Pero dos características de la historia social y económica medieval provocaron cambios.
Primeramente, el establecimiento de nuevos grupos - primero los germanos y, desde luego sus parientes, los vikingos- rompió el ciclo natural de la vida del pueblo e introdujo nuevas ideas y tecnologías. En segundo lugar, los señores aumentaron sus riquezas al estimular a los campesinos a reutilizar las viejas tierras cultivables y a colonizar las nuevas, estos pueblos estuvieron más abiertos a la innovación que los más antiguos.
Las principales innovaciones en la agricultura medieval fueron el uso del arado pesado con ruedas, el caballo de vapor y la introducción de la rotación de tres campos por cosecha para remplazar la antigua rotación de dos campos. Estos cambios causaron un crecimiento, tanto en la variedad como en la cantidad de cosechas, en aquel momento tuvo efectos importantes en la dieta de los europeos.
El cambio del buey por el caballo fue el resultado de dos avances tecnológicos -el uso de la herradura y el desarrollo de la collera, que permitía al caballo tirar de una carga fácilmente. El uso de caballos para tirar los vagones aumentó la eficiencia del transporte por tierra, tanto para el comercio como para las campañas militares. Esto condujo al crecimiento de la industria de transporte por tierra. También permitió un mejoramiento general de la red de carreteras y aumentó las oportunidades comerciales para algunas comunidades situadas en los cruces de caminos.
El uso del caballo permitió la expansión de las tierras cultivables y contribuyó al crecimiento de la producción de alimentos, a la vez, que acompañó la agresiva expansión agrícola que invariablemente dejó rezagado al bosque medieval.

Fuente: Apuntes para una historia universal

Lic. Rubén Cañedo Andalia,1 Lic. Caridad Karell Marí2

HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL EL PODER TOTAL


HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
EL PODER TOTAL
Los Estados Federales comenzaron a caer en manos nazis. Comisarios del Reich fueron designados para hacerse cargo del mando. El 7 de abril Hitler designó gobernadores, todos eran nazis. Abolió los poderes independientes de los estados y los sometió a la autoridad central. Había unificado Alemania.
El partido nazi fue quedando solo y el 14 de julio se decretó la ley que decía que el partido de los trabajadores alemanes nacionalsocialista se constituía en el único de Alemania. El que quisiera formar otro partido sería castigado. El estado pasaba a ser totalitario Los sindicatos libres fueron eliminados tan fácilmente como los partidos políticos. El 1 de mayo de 1933 Hitler habló ante cien mil trabajadores, diciéndoles que la revolución no era contra ellos. Al día siguiente, los nazis ocuparon los cuarteles generales de todos los sindicatos, confiscaron fondos, los disolvieron y arrestaron a sus jefes. Muchos de ellos fueron golpeados e internados en campos de concentración. Tres semanas más tarde, por un decreto, Hitler puso fin a convenios colectivos, el decreto dejaba fuera de la ley a las huelgas. Las camisas pardas corrían por las calles sembrando el terror con el consentimiento del Estado.
Los jueces estaban aterrorizados. Hitler era la ley. Para él los judíos no eran alemanes, no los exterminó enseguida pero fueron robados, apaleados o asesinados durante los primeros meses. Publicó leyes que los expulsaban de los servicios públicos, de las universidades y de las profesiones liberales. El 1 de abril de 1933 dictó un boicot nacional contra los establecimientos judíos. A mediados del verano del 33, Hitler era dueño de Alemania.
Había usado consignas socialistas para llegar al poder, como nueva propaganda. Ahora que tenía el poder, las masas no le interesaban. Debía afianzar la confianza de los sectores financieros para no llevar a Alemania a la bancarrota y arriesgar su régimen. Necesitaba orden en el país. La revolución nazi era política y no económica. Hitler sabía que necesitaba contar con el ejército. La SA no eran más que una turba buena para combates callejeros, pero de escaso valor como ejército moderno.
El 4 de abril Hitler creó el Consejo de Defensa del Reich, para estimular un nuevo y secreto programa de rearme. Ya había conquistado Alemania, ahora le faltaba Europa. El Tercer Reich estaba aislado diplomáticamente e impotente en cuanto a fuerzas militares. El mundo había sentido repugnancia por los excesos nazis, especialmente contra los judíos. Alemania estaba sin amigos y desarmada en comparación con sus vecinos.
Los objetivos era, entonces, librarse de las amarras de Tratado de Versalles (sin provocar sanciones) y lograr el rearme sin arriesgarse a una guerra.
Primero había que confundir al adversario pregonando la paz y el desarme. El 17 de mayo de 1933 Hitler dio un discurso de la paz ante el Reichstag.
Fue una obra maestra de propaganda engañosa, que conmovió al pueblo alemán profundamente. Lo unificó tras su jefe, junto con causar una impresión favorable y profunda en el mundo exterior. El presidente Roosevelt había pedido el desarme y Hitler lo había aceptado. Decía que Alemania no quería guerra y no tenía la menor intención de germanizar a otros pueblos. El mundo estaba encantado, Hitler hablaba con mesura y claridad. Pedía un trato igual a otras naciones. El 14 de octubre a Alemania se le niega la igualdad de derechos por parte de otras potencias. Como consecuencia, se retira de la Conferencia de Desarme y de la Sociedad de las Naciones.
Hitler disolvió el Reichstag y anunció que sometería a plebiscito la retirada de Alemania de Conferencia de Ginebra. Desde ese momento el país intentaría rearmarse en franco desafío a cualquier tratado de desarme y al de Versalles. Se estaban produciendo violaciones al acuerdo.
Las naciones aliadas no adivinaron lo que se estaba construyendo en Alemania. El 95% del pueblo aprobó la retirada. El 26 de enero de 1934 se anunció la firma de un pacto de no agresión, por 10 años, entre Alemania y Polonia. En un año en el poder de Hitler había terminado con la República de Weimar; había logrado la dictadura personal; destruido los partidos políticos, menos el nazi; borrado los gobiernos estatales y sus parlamentos; había unificado el Reich; destruido sindicatos; suprimido asociaciones democráticas; expulsado a judíos de la vida pública y profesional; abolido la libertad de palabra y de prensa y anulado la independencia de tribunales la política. Además, la economía y la cultura estaban bajo reglas nazis. Las SA contaban con 2 millones de hombres.
Roehm quería que fueran la base del ejército. Hitler no quizo ofender a la oficialidad y rehusó la idea. Altos oficiales aceptaron a Hitler como sucesor de Hindenburg, que estaba a punto de morir, a cambio de que él calmara las ambiciones de Roehm y de reducir a la SA. El trato sellaba la dictadura verdaderamente suprema.
Fuente: HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

© 2000 - 2003 La Segunda Guerra Mundial

Apuntes para una historia universal - El renacimiento carolingio

Apuntes para una historia universal
Lic. Rubén Cañedo Andalia,1 Lic. Caridad Karell Marí2
El renacimiento carolingio
La controversia entre los historiadores respecto a lo que se podría llamar la civilización carolingia en el campo artístico y literario está aún lejos de terminar. Se ha usado por mucho tiempo el término "renacimiento"; otros, sin embargo hablan nada más que de transición. Los carolingeos, una dinastía de reyes franceses, ocuparon el trono desde Pipino El Breve (751) hasta Luis V (987).
Carlomagno (768-814), quien fue el emperador de los romanos entre el 800 y el 814, intentó convertir a la Iglesia en un apoyo efectivo para su gobierno. Sin embargo, se encontró que las iglesias se habían desarrollado independientemente, con grandes diferencias en cuanto a liturgia y constitución. Para asegurar la paz de la Iglesia y hacer de ella un apoyo efectivo a la monarquía, Carlomagno tuvo que acometer una gran reforma. La reforma se inició con la creación de una escuela para la educación de los clérigos en su palacio, la Academia de Palacio o Escuela Palatina. Así, los graduados de la escuela presentaban una uniformidad en materia de doctrina eclesiástica y práctica.
En el 781, el rey persuadió a un monje anglosajón, Alcuino, nombrado por Carlomagno, abad de San Martín de Tours, para que fuera el director de la escuela. Con Alcuino, la corte de Carlomagno se convirtió en un centro intelectual y de reforma eclesiástica de gran significado histórico. Además de su actividad intelectual, la escuela del palacio preparó un gran número de nuevas ediciones de trabajos romanos. También se creó una nueva forma de escritura latina, mucho más fácil de leer.
La nueva escritura, desarrollada bajo la égida de Alcuino, se llamó minúscula carolina. La escuela del palacio y sus discípulos, distribuidos en monasterios e iglesias, dirigidos por hombres educados, produjeron una gran biblioteca con copias de antiguos textos. Cuando los humanistas italianos del siglo XV, buscaron en las bibliotecas con el propósito de realizar trabajos sobre la literatura clásica, encontraron estos libros carolingios, que por su claridad y belleza, se tomaron por copias antiguas. En su fervor por la antigua civilización, se revivió la minúscula carolina y se estableció como escritura culta y de erudición.
Como resultado de conflictos internos y repetidas invasiones, el imperio carolingio decayó entre los siglos VIII y X. Precisamente, en el siglo X, cuando Otto I (936-973) se convirtió en el rey más poderoso de Europa. Su corte, que actuaba como una academia para la instrucción de obispos y abates, se convirtió en un centro de la vida intelectual y artística.
Los orígenes del feudalismo
Se debe tener mucho cuidado al utilizar la palabra "feudal" para describir la sociedad medieval. Este término se creó en el siglo XVIII para describir las instituciones sociales basadas en feudos (feudum en latín), y en algunos momentos y lugares durante la Edad Media europea, la organización de la sociedad se basó verdaderamente en el feudo. Pero, eso fue poco frecuente, y es incorrecto llamar a la sociedad medieval "sociedad feudal". Justo es decir, sin embargo, que las instituciones feudales fueron importantes elementos de la sociedad medieval. Hasta finales del siglo XII, las instituciones feudales no dominaron la vida social o gubernamental de ninguna región de Europa.
Fuente: Apuntes para una historia universal

Lic. Rubén Cañedo Andalia,1 Lic. Caridad Karell Marí2

Historia de la segunda guerra mundial El poder policíaco de Prusia


Historia de la segunda guerra mundial
El poder policíaco de Prusia (dos tercios de Alemania) fue recayendo en manos nazis. El 27 de febrero de 1933 se incendia el edificio del Reichstag. Hitler acusó a los comunistas de realizar un crimen contra el nuevo gobierno. Goering gritó que con esto comenzaba la revolución comunista. Aunque no hay certeza, al parecer fueron los nazis los que organizaron el incendio. Llevaron tropas de asalto al túnel subterráneo, rociaron con gasolina y elementos químicos inflamables y regresaron. Luego, un pirómano comunista, elegido por los nazis, prendió fuego. En el juicio fue declarado culpable y decapitado.  Pero, de todas formas, recayeron sospechas sobre nazis y sobre Goering. El 28 de febrero, Hitler consiguió del Presidente un decreto para la protección del pueblo y del Estado. Quedaban en suspenso las siete garantías de libertades individuales y civiles de la Constitución. Según Hitler, eran medidas defensivas contra actos comunistas de violencia.
Se autorizaba, además, al gobierno del Reich para ejercer un completo poder sobre los Estados Federales, cuando fuera necesario, e imponer pena de muerte a crímenes como alteraciones graves de la paz.
Hitler hizo callar a sus adversarios e posibilitó su arresto cuando fuera necesario. Creó así una amenaza oficial a los comunistas provocando miedo a la clase media y campesina. Si no votaban por él en las elecciones, los bolcheviques se apoderarían del poder. Unos cuatro mil funcionarios comunistas fueron arrestados.
Era la primera experiencia del terror nazi para los alemanes. Sus partidarios rugieron por las calles de toda Alemania. Las camisas pardas acorralaron a víctimas, las llevaron a barracones de las SA, las torturaron y las golpearon. La prensa comunista y las reuniones políticas fueron suprimidas; diarios socialdemócratas y liberales fueron suspendidos y las reuniones de otros partidos, prohibidas o disueltas. Sólo los nazis podían llevar a cabo campañas sin ser molestados.
Llevaron a cabo una gran propaganda. La radio estatal difundió sus voces, se pusieron banderas en las calles, hicieron grandes prisioneros es, anunciaban el paraíso. En las elecciones del 5 de marzo, los nazis lograron 17 millones de votos. Pero, con todo, la mayoría seguía rechazando a Hitler, ya que esa votación sólo representaba un 44%.
Hitler no tenía los dos tercios en el Reichstag, necesarios para hacer su revolución, establecer dictadura con consentimiento del Parlamento.
Su plan fue pedir al Reichstag la aprobación de una ley de plenos poderes, confiriéndole al gabinete de Hitler facultades exclusivas legislativas por 4 años. Se necesitaban, nuevamente, dos tercios para lograrlo. Sin embargo, arrestando a unos cuantos comunistas podía asegurar esa proporción. Hitler logró el poder de legislar quitándole atribuciones al Reichstag. Prometió hacer buen uso de esas nuevas facultades.
Así fue enterrada la democracia parlamentaria en Alemania. Todo se hizo con entera legalidad, el Parlamento había cedido su autoridad constitucional a Hitler, cometiendo un verdadero suicidio.
Esta ley de plenos poderes constituyó la base legal para la dictadura del Führer. Desde el 23 de marzo de 1933, Hitler fue el dictador del Reich.

Fuente: histotia-de-la-segunda-guerre.pdf

Entrada destacada