La televisión en Iberoamérica

Resultado de imagen para La televisión en Iberoamérica

La televisión en Iberoamérica
Desde que la televisión irrumpe en la vida de las sociedades iberoamericanas, se ha ido consolidando como el principal medio de difusión de masas. Como características comunes debemos señalar el carácter comercial del medio y la estrecha relación que históricamente ha guardado con los gobiernos de turno.
Curiosamente toda esta zona tiene tres etapas comunes que marcan su desarrollo:
Primera etapa: período de implantación durante las décadas de 1950 y 1960. Esta fase se caracterizó por el apoyo prestado por las redes estadounidenses (NBC, ABC y CBS) a la consolidación
del nuevo medio bajo el modelo comercial.
Segunda etapa: tiene lugar en los años 70 y 80 y se caracteriza por la madurez que alcanza la industria televisiva. Se trata de mercados nacionales consolidados con una importante producción
propia de programas que en algunos géneros, como las telenovelas, se exportan de una manera generalizada.
Tercera etapa: Las emisiones televisivas vía satélite llegan hasta los hogares más remotos. Asimismo, la distribución de señales de televisión por cable alcanza en algunos países cuotas de penetración altas. Dentro de su producción televisiva cabe destacar un género propio: la telenovela. Se trata del producto más distinguido de la programación latinoamericana puesto que, además de reflejar rasgos de identidad, aglutina grandes audiencias frente a los televisores, provocando distintos sentimientos y evocando diversas aspiraciones.
La televisión por cable
También en la distribución de la señal televisiva por cable son los EE.UU. los pioneros. Se pusieron manos a la obra a finales de la década de los 40. El objetivo era hacer llegar las imágenes a aquellas localidades que por cuestiones topográficas quedaban en zonas de sombra a lo que se añade la mejora de calidad en imagen y sonido.
En la televisión por cable es el televidente quien paga por la instalación del sistema, además de abonar una cuota mensual por el acceso al servicio. Dicho abono se incrementa según los paquetes de programas que el suscriptor desee recibir.
Se suelen distinguir tres fases en el desarrollo de la televisión por cable:
Primera fase: el cable se utiliza como prolongación y mejora de las emisiones; se trata de operadores emplazados en áreas rurales y ciudades pequeñas, que garantizan la recepción de algunas
señales de televisión.
Segunda fase: comienza en los primeros años de la década de los 70 y se caracteriza por el aumento y la especialización de la oferta (largometrajes, música, deportes, noticias, etc.) Paulatinamente el
cable va extendiéndose entre ciudades densamente pobladas. En Europa, desde los orígenes de los años sesenta Holanda, Suiza y sobre todo Bélgica han estado a la cabeza del cable del Viejo
Continente.
Tercera fase: desde mediados de los años ochenta hasta la actualidad, la relación entre emisoras, a través de su oferta de programas y servicios, y audiencias se está volviendo cada vez más interactiva (acceso de banda ancha a Internet, elección de idiomas, etc.). Esta novedosa relación es posible gracias a la digitalización, parcial o total de la red, en gran parte posible a partir de la incorporación del cableado con fibra óptica.
Fuente: HISTORIA DE LA TELEVISIÓN.pdf

La Segunda Guerra Mundial Desde el Espacio



La Segunda Guerra Mundial Desde el Espacio - Documental completo en español Esta espectacular producción revela los aspectos clave de la Segunda Guerra Mundial como nunca antes se habían visto. Gracias a un satélite ficticio que sobrevuela la Tierra, creado por ordenador, obtendremos una nueva visión sobre el mayor conflicto de la Historia. Este viaje en el espacio y el tiempo desde las alturas nos hará ver aquellos grandes momentos en su contexto global, y traerá al primer plano datos e información hasta hoy desconocidos. Ahora, podremos reinterpretar la Segunda Guerra Mundial colocando los hechos clave en perspectiva, mostrando la importancia de la simultaneidad y recreando acontecimientos que nunca podrían haberse captado con una cámara.


Historia de la segunda guerra mundial Adolf Eichmann

Resultado de imagen para Adolf Eichmann
Resultado de imagen para Adolf Eichmann
Historia de la segunda guerra mundial
Adolf Eichmann
Adolf Eichmann (Sturmbannführer de las SS) nació en 1906 en Solingen y poco después se trasladó con su familia a Linz (Austria). Tras empezar los estudios de ingeniería que no terminó, fue obrero, vendedor y representante para una empresa petrolera. En 1932 se afilió a la NSDAP austriaca
y en 1934 fue trasladado a Berlín, a la así llamada sección de judíos II 112 del servicio de seguridad (SD).
En 1938, siendo ya un experto del "problema judío", volvió a Austria y construyó en Viena la "central para la emigración judía", el único departamento autorizado a conceder permisos de salida a los judíos de Austria, más tarde también a los de Checoslovaquia y finalmente a los de todo el Reich. En diciembre de 1939, Eichmann fue trasladado al RSHA, haciéndose cargo de la sección IV D 4 (a partir de 1942 sección IV B 4) para "asuntos judíos y de desalojo". A partir de 1941 su sección organizó los transportes en masa de los judíos a los campos de exterminio. Cuando se llevaban a cabo las deportaciones, Eichmann destacaba por su frialdad, aunque nunca fue un antisemita fanático y siempre afirmaba que él no tenía nada personal en contra de los judíos. Otra muestra de su ambición eran sus constantes quejas al no poder cumplir con las cuotas previstas de exterminio en los campos de la muerte. Cuando hacia el final de la guerra incluso Himmler se mostró más moderado, Eichmann ignoró su orden de suspender los gaseamientos, sabiendo que sus superiores más inmediatos le seguían cubriendo las espaldas.
Internado tras el final de la guerra, Eichmann logró escaparse de un campo americano y huyó a Argentina. En 1960 fue descubierto por el Servicio Secreto estado sionistaí en las afueras de Buenos Aires y secuestrado a Jerusalén, donde fue llevado a juicio. En diciembre de 1961 fue condenado a muerte y ejecutado en junio de 1962.

Fuente: © 2000 - 2003 La Segunda Guerra Mundial

Breve Historia del Papel El papel en China y Japón

Resultado de imagen para Adolf EichmannResultado de imagen para Historia del Papel

Breve Historia del Papel
El papel en China y Japón
Se cree que el papel fue inventado en China , hacia el año 200 a. C., y ciertamente,
existen ejemplos de papel descubiertos junto a tablillas de madera que contienen esa
fecha. Los primeros papeles son de seda y lino, pero de pobre calidad para la escritura, y
por ello fueron utilizados principalmente para envolver.
La invención del papel se atribuye a Ts'ai Lun , en el 105 a. C. En esa época era el jefe de
los eunucos del Emperador, y estaba al frente de los suministros de la Casa Real. Ts'ai
Lun fue el primero en organizar la producción del papel a gran escala, y se las arregló
para conseguir las patentes exclusivas para hacerlo. China en ese tiempo era ya una
sociedad burocrática que requería documentos en abundancia para llevar sus registros por
escrito. Estaban sentadas las bases para el desarrollo de un material más ligero, fácil de
almacenar y transportar que las existentes tablillas de madera o las telas de seda.
Debe citarse el importante papel que los caracteres chinos o ideogramas jugaron como
forma de unificación, por su capacidad de ser comprendidos por gentes que hablaban
distinas lenguas, desde la misma China , hasta Corea o Japón , y cuyas culturas fueron
influidas por la primera: hablaban lenguas distintas, pero todos comprendían lo que
escribían los demás. Es en esa época cuando el papel comenzó a ser usado para registrar
la escritura, y ya surgen los métodos tradicionales de fabricación de papel kozo (es
probablemente la fibra más fuerte y resitente de de todas las fibras empleadas en la
fabricación manual de papel. Sus largas y nervudas fibras no se deforman con el uso, son
de unos 10 mm de largo, y se mantienen firmes incluso cuando se arrugan o doblan) y los
de corteza de morera ( Thai-sa ).
China en el siglo IX, usa el bambu como fibra, anticipándose a la pulpa de madera
empleada por los fabricantes de papel en Europa, ya en el siglo XVIII. Para el siglo X, ya
se empleaban las marcas de agua, el uso del papel como dinero y la impresión. La
manufactura del papel se extendió de China a Corea. En el año 610, el sacerdote Ramjing
de Koryo en Corea, fue a Japón para brindar asesoria en la producción de pinceles, tinta y
papel. Ese fue el comienzo de una seria producción de papel en Japón.

Fuente: Silvie Turner. "Appendices. A Short History of Papermaking." Which Paper?. Ed.
Design Press. New York: 1991. 114-116.

Historia de la segunda guerra mundial El médico de las SS Dr. Carl Clauberg.

Resultado de imagen de El médico de las SS Dr. Carl Clauberg.

Historia de la segunda guerra mundial
El médico de las SS Dr. Carl Clauberg.
En 1942 pidió a Heinrich Himmler, que ya había mostrado interés por las "investigaciones" de
Clauberg, que le permitiera llevar a cabo experimentos de esterilización a gran escala. En diciembre de 1942 Clauberg llegó a Auschwitz y en abril de 1943 le fue adjudicado el bloque 10 para sus experimentos. En busca de un "método barato y eficiente" para esterilizar a las mujeres les inyectaba, sin anestesia, líquidos corrosivos en el útero.
Ante el avance del Ejército Rojo, Clauberg huyó al campo de concentración de Ravensbrück, donde
continuó con sus experimentos. Se estima que había realizado experimentos de esterilización en
aproximadamente 700 mujeres.
En 1948 fue juzgado en la Unión Soviética y condenado a 25 años de prisión. Al serle concedido la
amnistía en 1955, regresa a la República Federal de Alemania, a Kiel, mostrándose orgulloso de
sus "resultados científicos". Sólo después de que el Consejo Central de los Judíos le hubiera
denunciado, fue de nuevo detenido en noviembre de 1955 y murió en agosto de 1957, poco antes
de su procesamiento.

Fuente: HISTORIA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
© 2000 - 2003 La Segunda Guerra Mundial
Causas

Historia de la segunda guerra mundial Dr. Carl Clauberg

Resultado de imagen para Dr. Carl Clauberg

Historia de la segunda guerra mundial
Dr. Carl Clauberg
El profesor Dr. Carl Clauberg (Gruppenführer de reserva de las SS) nació en 1898 en una familia
de artesanos en Wuppertal. Participó en la Primera Guerra Mundial como soldado de infantería,
más tarde estudió medicina y se convirtió en médico jefe del Clínico Universitario de ginecología en
Kiel. En 1933 se afilió a la NSDAP, convirtiéndose en un fiel y fanático representante de esta
ideología. Ese mismo año fue nombrado catedrático en la especialidad de ginecología en la Universidad de Königsberg.
En 1942 pidió a Heinrich Himmler, que ya había mostrado interés por las "investigaciones" de
Clauberg, que le permitiera llevar a cabo experimentos de esterilización a gran escala. En diciembre de 1942 Clauberg llegó a Auschwitz y en abril de 1943 le fue adjudicado el bloque 10 para sus experimentos. En busca de un "método barato y eficiente" para esterilizar a las mujeres les inyectaba, sin anestesia, líquidos corrosivos en el útero.
Ante el avance del Ejército Rojo, Clauberg huyó al campo de concentración de Ravensbrück, donde
continuó con sus experimentos. Se estima que había realizado experimentos de esterilización en
aproximadamente 700 mujeres.
En 1948 fue juzgado en la Unión Soviética y condenado a 25 años de prisión. Al serle concedido la
amnistía en 1955, regresa a la República Federal de Alemania, a Kiel, mostrándose orgulloso de
sus "resultados científicos". Sólo después de que el Consejo Central de los Judíos le hubiera
denunciado, fue de nuevo detenido en noviembre de 1955 y murió en agosto de 1957, poco antes
de su procesamiento.

Fuente: © 2000 - 2003 La Segunda Guerra Mundial

Winston Churchill

Resultado de imagen para Winston Churchill

Winston Churchill (1874-1965), político y escritor británico, primer ministro (1940-1945; 1951-1955) y premio Nobel de Literatura, una de las figuras más importantes del siglo XX, no sólo en su país, conocido principalmente por el valor transmitido en su primer mandato gubernamental durante la II Guerra Mundial.
Nacido el 30 de noviembre de 1874 en el palacio de Blenheim (condado de Oxford), era el hijo mayor del aristócrata y político conservador Randolph Henry Spencer Churchill y de la estadounidense Jennie Jerome. Se graduó en la Real Academia Militar de Sandhurst, pero, después de haber servido en la India y Sudán, en 1899 solicitó la excedencia en el arma de caballería para acudir como corresponsal a la Guerra Bóer. Se convirtió en héroe nacional al protagonizar una arriesgada fuga tras haber sido capturado. En 1900 resultó elegido diputado y perteneció al Partido Conservador hasta 1904, año en el que se unió al Partido Liberal. En 1908 fue nombrado ministro de Comercio en el gabinete liberal de Herbert Henry Asquith. Posteriormente ejerció el cargo de ministro del Interior (1910-1911) en el mismo gobierno y trabajó en estrecha colaboración con el ministro de Hacienda, David Lloyd George, para implantar determinadas reformas sociales. Como ministro de Marina (lord del Almirantazgo) desde 1911, llevó a cabo importantes cambios para modernizar la Armada.
La I Guerra Mundial y el periodo de entreguerras
El papel desempeñado por Churchill durante los primeros momentos de la I Guerra Mundial fue tan polémico que casi arruinó su carrera política. Los problemas en la Armada y su apoyo a la trágica campaña de Gallípoli (iniciada en abril de 1915), le obligaron a presentar su dimisión como ministro de Marina a finales de 1915. Pasó a servir entonces en el Ejército británico, con el grado de teniente coronel, en el frente francés. Volvió a formar parte del gabinete en 1917, cuando entró en el gobierno de coalición encabezado por Lloyd George, y hasta 1922 ocupó sucesivamente los ministerios de Municiones, de Guerra y de las Colonias. El fracaso electoral de Lloyd George y del Partido Liberal en 1922 dejó a Churchill fuera del Parlamento hasta 1924, cuando obtuvo el acta de diputado tras volver a unirse al Partido Conservador. Regresó al gobierno ese mismo año como ministro de Hacienda del gabinete conservador de Stanley Baldwin, función que desempeñó hasta 1929. En este periodo mostró su talante conservador al volver a introducir a Gran Bretaña en el sistema del patrón oro y condenar enérgicamente el papel de los sindicatos en la huelga general de 1926.
Durante los años de la Gran Depresión (1929-1939), no le fue ofrecido ningún cargo gubernamental. Baldwin y posteriormente Arthur Neville Chamberlain (primer ministro entre 1937 y 1940) no estuvieron de acuerdo con su oposición al establecimiento de un gobierno autónomo en la India ni con su apoyo al rey Eduardo VIII en su decisión de abdicar en 1936. Tanto su insistencia en la necesidad de rearmar el Ejército como su censura a la política de apaciguamiento seguida por Chamberlain respecto del dictador alemán Adolf Hitler y plasmada en el Pacto de Munich acordado en septiembre de 1938, levantaron ciertos recelos. Sin embargo, cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania en septiembre de 1939, se apreció finalmente la visión de Churchill y la opinión pública empezó a reclamar su retorno al Ministerio de Marina, al cual volvió poco después.
Primer Ministro
Sucedió a Chamberlain como primer ministro el 10 de mayo de 1940. Durante los difíciles días de 1940, ya iniciada la II Guerra Mundial -evacuación de Dunkerque, caída de Francia en poder alemán y batalla de Inglaterra-, la combatividad de Churchill y sus enfervorizados discursos infundieron ánimo a los británicos para continuar la lucha. Alentó desde entonces a sus compatriotas a comportarse de manera que "si el Imperio Británico y la Commonwealth existen dentro de mil años, la humanidad siga diciendo: Éste fue su gran momento". Gracias a la fructífera colaboración con el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, consiguió la ayuda militar y el apoyo moral de Estados Unidos. Una vez que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y Estados Unidos entraron en la guerra en 1941, Churchill estableció estrechos lazos con los líderes de lo que él denominó la "Gran Alianza". El 14 de agosto de 1941 firmó con Roosevelt la denominada Carta del Atlántico. Viajó incesantemente durante los años que duró el conflicto para coordinar la estrategia militar. Asimismo, mantuvo importantes reuniones con Roosevelt y con el dirigente soviético Iósiv Stalin, entre las que destacan la Conferencia de Teherán (1943), pero especialmente la Conferencia de Yalta, celebrada en febrero de 1945, donde se configuró el mapa de la Europa de la posguerra. En 1945 era un personaje admirado en todo el mundo, con lo que su gran reputación camuflaba el hecho de que el papel militar desempeñado por Gran Bretaña durante la contienda hubiera acabado siendo secundario. No obstante, al hacer caso omiso de las demandas populares de reforma social durante la posguerra, Churchill fue derrotado por el Partido Laborista en las elecciones de ese año. En julio de 1945 asistió a las primeras reuniones de la Conferencia de Potsdam, pero fue sustituido en la representación británica por el nuevo primer ministro, Clement Richard Attlee.
Churchill criticó las reformas encaminadas a crear el Estado de bienestar realizadas por el gobierno laborista de su sucesor, Attlee, y que, de alguna forma, él mismo había ayudado a inspirar en su actividad ministerial desempeñada a comienzos de la década de 1910. También advirtió del peligro que representaba la expansión soviética en un famoso discurso, pronunciado en la localidad
estadounidense de Fulton (Missouri) en 1946, donde creó la expresión telón de acero. Volvió a ser primer ministro desde 1951 hasta 1955, pero, en esta ocasión, tanto su edad como los problemas
de salud le impidieron imprimir dinamismo a su mandato. Tras presentar su dimisión, se dedicó a la
pintura y a la literatura durante sus últimos años. Falleció el 24 de enero de 1965, en Londres.
Churchill fue también un notable historiador. Entre sus obras más famosas se encuentran La II
Guerra Mundial (6 volúmenes, 1948-1953), Historia de los pueblos de habla inglesa (4 volúmenes,
1956-1958) y, sobre todo, sus Memorias Churchill (6 volúmenes, 1948-1954). En 1953 recibió el
Premio Nobel de Literatura y se le concedió el título de sir.
La desaparición de Churchill en 1965, al igual que la de la reina Victoria I en 1901, marcó el fin de una época de la historia británica. Nacido en el seno de una familia de la aristocracia victoriana, fue testigo y partícipe de la transformación del Imperio Británico en el Estado de bienestar, así como del declive de su país como potencia mundial. No obstante, su verdadero valor reside en que, gracias a su firme e inquebrantable coraje, consiguió guiar al pueblo británico y, con él, a las democracias occidentales, desde el abismo de la derrota contra el totalitarismo hasta la victoria final, en el mayor conflicto que el mundo había vivido.

Fuente: Historia-de-la-segunda-guerra-mundial.pdf

Entrada destacada

La televisión en Iberoamérica

La televisión en Iberoamérica Desde que la televisión irrumpe en la vida de las sociedades iberoamericanas, se ha ido consolidando como ...